Recuperar contraseña
  • metformina
  • bioequivalencia

Metformina MK®

Tabletas ranuradas
Antidiabético biguanida
(Metformina)

Composición Metformina MK®

Cada Tableta Ranurada de METFORMINA MK® contiene Metformina Clorhidrato 850 mg; excipientes c.s.

Presentaciones Metformina MK®

METFORMINA MK®, caja con 30 tabletas ranuradas de 850 mg (Reg. San. No. INVIMA 2013 M- 0002020-R1).

Descripción Metformina MK®

La Metformina es un agente hipoglucemiante de la familia de las biguanidas (derivado de la guanidina, sustancia que está naturalmente en una planta, la Galega officinalis, utilizada en la Europa medieval como antidiabética); la Metformina es muy soluble en agua y prácticamente insoluble en acetona, éter y cloroformo. Puede disminuir el peso corporal total al modificar el metabolismo de los lípidos. Reduce los niveles de triglicéridos, de la fracción LDL y disminuye la oxidación de ácidos grasos.

Mecanismo de acción Metformina MK®

La Metformina es una biguanida con efecto antihiperglicemiante, que disminuye la glucosa plasmática postprandial y basal. No estimula la secreción de insulina y, por lo tanto, no produce hipoglicemia. Actúa por tres mecanismos principales: 1) En el intestino disminuye la absorción de la glucosa; 2) En el hígado, reduciendo la gluconeogénesis y glucogenólisis; 3) en el músculo, aumenta la sensibilidad a la insulina, mejorando la captación y utilización de la glucosa periférica al aumentar la actividad de la enzima IP3 quinasa en el receptor celular de insulina. Independientemente de su acción sobre la glicemia, la Metformina tiene efectos favorables en el metabolismo de los lípidos, reduciendo los niveles de colesterol total, LDL y triglicéridos.
Uno de los mecanismos de acción a nivel celular que se han propuesto para la Metformina tiene que ver con una propiedad única. La Metformina en el plasma existe en una forma protonada con carga positiva y sólo puede atravesar parcialmente la membrana plasmática por difusión pasiva. Por lo tanto, su transporte intracelular está mediado por diferentes isoformas del transportador orgánico de cationes (OTC) dependiendo del tejido bajo consideración (por ejemplo, OCT1 en el hígado o en el riñón OCT2). Una vez en el interior del compartimiento citosólico, la mitocondria se constituye el objetivo principal de la Metformina. La carga positiva de la Metformina se ha propuesto dar cuenta de su acumulación dentro de la matriz de la mitocondria, impulsada por la energía del potencial de membrana, mientras que la cadena lateral de hidrocarburo apolar de la droga podría promover la unión a estructuras hidrofóbicas, especialmente los fosfolípidos de la membrana mitocondrial. Una vez allí logra la inhibición de la cadena respiratoria mitocondrial específicamente a nivel del complejo I sin afectar a las demás etapas de la maquinaria mitocondrial. Esta propiedad única de la droga induce una disminución en la oxidación del NADH, el bombeo de protones a través de la membrana mitocondrial interna y la tasa de consumo de oxígeno, lo que lleva a la reducción del gradiente de protones y en última instancia, a una reducción en la síntesis de ATP a partir de ADP y grupos fosfato.
La leve disminución resultante en el estado de energía celular, conduce a una inhibición aguda y transitoria de la vía de la gluconeogénesis que es dependiente de ATP. Además a través de la modulación de las vías de comunicación celular dependiente e independiente de la Proteina Kinasa, puede interrumpir la expresión de los genes implicados en la gluconeogenésis. Paralelo a estos procesos, la activación de la Serina/Treonina quinasa 11, por la depleción de ATP que se produce, puede reducir la lipogénesis y ejercer un efecto indirecto en la sensibilidad a la insulina.

Indicaciones Metformina MK®

METFORMINA MK® está indicada para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo II, principalmente en pacientes obesos con inadecuado control de la glucemia con dieta y ejercicio. Puede ser usado como monoterapia o en combinación con otros antidiabéticos orales o con insulina.

Farmacocinética Metformina MK®

Absorción: La biodisponibilidad absoluta de una dosis de 500 mg de Metformina en condiciones de ayuno es de aproximadamente 50 a 60%. Los estudios realizados utilizando dosis orales únicas de Metformina entre 500 y 1.500 mg y entre 850 y 2.550 mg, indican que hay una falta de proporcionalidad de la biodisponibilidad con dosis crecientes, lo cual es debido a una disminución de la absorción en lugar de una alteración en la eliminación. La ingesta de alimentos retrasan la absorción de la Metformina y disminuyen la concentración máxima (Cmax) en un 40% aproximadamente, el área bajo la curva (AUC) disminuye en un 25% y se prolonga el tiempo hasta la Cmax (Tmax) en unos 35 minutos.
Distribución: El volumen de distribución aparente después de una dosis única de Metformina de 850 mg es en promedio de 654 ± 358 litros. La Metformina se une de manera insignificante a las proteínas plasmáticas. La Metformina se distribuye en los eritrocitos, muy probablemente como una función del tiempo. A dosis clínicas habituales, las concentraciones plasmáticas en estado estable de la Metformina se alcanzan dentro de las 24 a 48 horas siguientes y generalmente son menores a 1 mg/mL. Durante los ensayos clínicos controlados con Metformina, los niveles plasmáticos máximos de Metformina no excedieron nunca los 5 mg/mL, incluso a las dosis máximas terapéuticas.
Metabolismo: Los estudios sobre la administración intravenosa de una dosis única de Metformina, demostraron que es eliminada sin cambios en la orina y no tiene ningún metabolismo ni modificación hepática o en algún otro sistema; no presenta ninguna eliminación biliar y no se han detectado metabolitos en la circulación sistémica.
Eliminación: La depuración de Metformina es aproximadamente 3,5 veces mayor que la depuración de creatinina, lo que indica que la secreción tubular es la mayor forma de eliminación. Después de la administración oral, un 90% del fármaco es eliminado en las primeras 24 horas, con una vida medía de eliminación plasmática de 6,2 horas. En la sangre, la vida media de eliminación es de aproximadamente 17,6 horas, lo que sugiere que la masa eritrocitaria puede ser un compartimento de distribución del fármaco.

Posología Metformina MK®

Niños: El uso de Metformina en los niños no está autorizado debido a la falta de estudios que puedan establecer la seguridad y efectividad del medicamento.
Adultos: Iniciar tratamiento con una tableta de 850 mg en la mañana con el desayuno, durante 8 días, y luego continuar con 850 mg cada 12 horas. Algunos pacientes presentan una respuesta inadecuada, por lo tanto, se les debe incrementar 850 mg adicionales a la hora del almuerzo. Dado el caso que se requiera una dosis superior, se recomienda asociar con otros fármacos.
Adultos mayores y pacientes con función renal alterada: Cuando se use este medicamento en pacientes adultos mayores es necesario hacer un ajuste especial en la dosificación en casos en que se presenten alteraciones en la función renal. La Metformina debe ser manejada con especial cuidado en pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada. En los pacientes de edad avanzada se recomienda usar la dosis mínima de 850 mg al día.

Contraindicaciones y advertencias Metformina MK®

Hipersensibilidad al medicamento o a los componentes, en pacientes con alcoholismo crónico o agudo, mujeres en embarazo, pacientes con insuficiencia renal, hepática y/o cardiovascular. También está contraindicada en pacientes con anorexia, náuseas y diarrea. Su uso requiere chequeo periódico del lactato sanguíneo.

Precauciones Metformina MK®

No administrar a madres durante la lactancia. Este producto no es un sustituto de la insulina. No está indicado en el tratamiento del coma diabético, ni de la diabetes grave, ni puede ser usado en todas las formas de diabetes. El uso terapéutico de este producto no excluye el cumplimiento de las indicaciones diabéticas e higiénicas de la diabetes mellitus. Si aparecen manifestaciones de intolerancia gástrica (náuseas, vómito) consulte con su médico. La acidosis láctica es una consecuencia rara pero potencialmente severa que puede ocurrir por acumulación de Metformina; cuando ocurre alcanza una mortalidad del 50% de los casos. Debe sospecharse en cualquier paciente que esté recibiendo el medicamento cuando haya evidencia de acidosis aún cuando no haya evidencia de cetoacidosis. La acidosis láctica está caracterizada por un nivel elevado de lactato (> 5 mmol/L), disminución del pH sanguíneo, alteraciones de los electrolitos con un aumento del anion gap y un nivel elevado de la relación lactato/piruvato. Cuando la Metformina se encuentra implicada como causa de la acidosis láctica, los niveles de ésta generalmente superan los 5 mcg/mL. Se debe suspender el tratamiento con Metformina en caso de situaciones predisponentes a hipoxemia, incluyendo colapso cardiovascular, infarto del miocardio agudo, insuficiencia cardiaca congestiva, disfunción renal (creatinina sérica > 1,5 mg/dL o depuración de creatinina anormal por cualquier causa, incluyendo shock); acidosis metabólica aguda o crónica con o sin coma (incluyendo cetoacidosis diabética) y septicemia. La Metformina se excreta sustancialmente por riñón. El riesgo de acumulación y acidosis láctica aumenta cuando hay disfunción renal. En adultos mayores, la función renal debe ser monitoreada regularmente. No debe usarse en mayores de 80 años a menos que tengan función renal normal. Debe suspenderse en pacientes deshidratados y/o con azoemia prerenal. Debe suspenderse para cualquier procedimiento quirúrgico (reiniciar después de que la ingesta sea normal y se haya verificado la función renal). Debe suspenderse por 48 horas en pacientes que sean sometidos a estudios radiológicos con administración intravascular de materiales de contraste yodados (es una causa potencial de alteración aguda de la función renal). Se debe evitar en pacientes con daño hepático. El paciente debe evitar la ingesta excesiva de alcohol bien sea aguda o crónica.

Eventos adversos Metformina MK®

Durante la terapia con Metformina se han observado: acidosis láctica, náuseas, vómito, diarrea, flatulencia, debilidad, molestia en el pecho, rubor, palpitaciones, cefalea, mareo, rash, indigestión, distensión abdominal, heces anormales, estreñimiento, dispepsia, trastorno del gusto, mialgia, disnea, infección del tracto respiratorio superior, diaforesis, niveles disminuidos de vitamina B12 y anemia megaloblástica.

Sobredosis Metformina MK®

Existen reportes de sobredosis de Metformina de más de 50 gramos; en el 10% de los casos se ha reportado la aparición de hipoglicemia, sin que se haya establecido una relación causal con el fármaco. En un 32% de los casos se presentó acidosis láctica. La Metformina es dializable, teniendo una depuración de 170 mL/min en buenas condiciones hemodinámicas, de manera que puede ser una medida de utilidad. En caso de ingesta de una dosis masiva del medicamento, ya sea accidental o intencional, deberá establecerse una vía venosa permeable de forma inmediata, se requiere hacer vaciamiento gástrico inmediato ya sea mecánico, provocando el vómito, o con la realización de lavado gástrico. Deberá tenerse especial cuidado con la aparición de síntomas por intoxicación como son: convulsiones, depresión respiratoria, oliguria o anuria y resolverlos según sea el caso. La acidosis láctica es muy rara pero es una urgencia médica y debe ser tratada en una unidad de cuidado intensivo.

Interacciones farmacológicas Metformina MK®

La furosemida y la cimetidina pueden aumentar los niveles séricos de la Metformina. Los fármacos catiónicos (por ejemplo, amilorida, digoxina, morfina, procainamida, quinidina, quinina, ranitidina, triamterene, trimetoprim y vancomicina) que se eliminan por secreción tubular renal, tienen el potencial de aumentar los niveles séricos de la Metformina al competir por el transportador común. Los medios de contraste pueden aumentar el riesgo de acidosis láctica inducida por la Metformina, debido a que producen alteraciones de la función renal. Los medicamentos que tienden a producir hiperglucemia (diuréticos, corticosteroides, fenotiazinas, medicamentos tiroideos, estrógenos, anticonceptivos orales, fenitoína, ácido nicotínico, simpaticomiméticos, calcioantagonistas, isoniazida) pueden llevar a la pérdida de control de la glucemia. Se debe evitar el alcohol debido a que puede causar hipoglucemia y por tanto aumenta la incidencia de acidosis láctica. El alimento disminuye levemente la Cmax y retarda la absorción de la Metformina. Puede disminuir absorción de la vitamina B12 y el ácido fólico.

Embarazo y lactancia Metformina MK®

Categoría B: No existen evidencias de riesgo en la especie humana. Los estudios en animales no han demostrado un efecto adverso sobre el feto, pero no hay estudios clínicos adecuados y bien controlados hechos en mujeres embarazadas. Los estudios de reproducción en animales han demostrado efectos adversos diferentes a una disminución en la fertilidad.
Lactancia: Se desconoce si la Metformina se excreta por la leche materna, por lo tanto, su uso durante este período no está recomendado.

Recomendaciones generales Metformina MK®

Almacenar a temperatura inferior a 30 ºC. Manténgase fuera del alcance de los niños. Medicamento de venta con fórmula médica. No usar este producto una vez pasada la fecha de vencimiento o caducidad.

Solicitud de Muestra Médica

El envío de muestras médicas está sujeto a disponibilidad de las mismas.

Tiempo de entrega estimado: 10 días

Registre o actualice su dirección: