Recuperar contraseña

imipramina

Imipramina MK®

Grageas
Antidepresivo tricíclico
(Clorhidrato de Imipramina)

Composición Imipramina MK®

Cada Gragea de IMIPRAMINA MK® contiene Imipramina Clorhidrato 25 mg; excipientes c.s.

Presentaciones Imipramina MK®

IMIPRAMINA MK®, caja por 50 grageas de 25 mg (Reg. San. No. INVIMA 2015 M-002192-R2).

Descripción Imipramina MK®

La Imipramina es un fármaco antidepresivo tricíclico (amina terciaria), con efectos sedantes indicado para el manejo de los trastornos depresivos.

Mecanismo de acción Imipramina MK®

El mecanismo de acción del Clorhidrato de Imipramina continúa sin ser totalmente esclarecido. Sin embargo, no actúa por estimulación del sistema nervioso central. Se cree que su mecanismo es la potencialización de las sinapsis adrenérgica mediante el bloqueo de la captación de noradrenalina en las terminaciones nerviosas. Se cree que el modo de acción del fármaco en controlar la enuresis infantil es diferente de su efecto antidepresivo.

Indicaciones Imipramina MK®

Adultos: todas las formas de depresión, incluidas las endógenas, orgánicas y psicógenas, y la depresión asociada con trastornos de la personalidad o alcoholismo crónico. Crisis de angustia (ataques de pánico). Trastornos dolorosos crónicos. Terrores nocturnos. Niños y adolescentes: eneuresis nocturna (solamente en pacientes de 5 o más años de edad, cuando otros tratamientos no se consideren apropiados, y únicamente si se han descartado posibles causas orgánicas). Se carece de experiencia sobre el uso de Imipramina en la enuresis nocturna en niños menores de 5 años. En los niños y los adolescentes, no existen suficientes pruebas de la inocuidad y la eficacia de Imipramina en el tratamiento de todas las formas de depresión, incluidas las endógenas, orgánicas y psicógenas, y de la depresión asociada con trastornos de la personalidad o alcoholismo crónico, crisis de angustia (ataques de pánico), trastornos dolorosos crónicos y terrores nocturnos. Por lo tanto, no se recomienda la administración de Imipramina a niños o adolescentes (hasta los 17 años de edad) en estas indicaciones.

Posología Imipramina MK®

Niños: 1,5 mg/kg/día con incrementos de la dosis en 1 mg/kg cada 3-4 días hasta una dosis máxima de 5 mg/kg/día en 1-4 dosis divididas; controlar cuidadosamente especialmente con dosis mayores de 3,5 mg/kg/día.
Adolescentes: Dosis Inicial: 25-50 mg/día; se debe realizar los aumentos de una forma gradual. Dosis máxima: 100 mg/día en dosis solas o divididas.
Adultos: Dosis Inicial: 25 mg 3-4 veces al día. El aumento de la dosis debe realizarse en forma gradual; la dosis total se puede dar a la hora de acostarse. Dosis máxima: 300 mg al día.
Adultos mayores: Dosis Inicial: 10-25 mg al acostarse, se debe aumentar 10-25 mg cada 3 días en pacientes hospitalizados y cada semana en pacientes externos. Rango de la dosis: 50-150 mg/día.
Parámetros de control: Monitorear la presión arterial y pulso antes y durante la terapia inicial; realizar electrocardiograma en adultos mayores; se debe evaluar el estado mental; los niveles en sangre son útiles para el control terapéutico.

Contraindicaciones y advertencias Imipramina MK®

Hipersensibilidad conocida a la Imipramina o a cualquiera de los excipientes, o sensibilidad cruzada a los antidepresivos tricíclicos del grupo de las dibenzacepinas. Imipramina no debe asociarse con un inhibidor de la MAO ni administrarse en los 14 días previos o posteriores al tratamiento con un inhibidor de la MAO. También está contraindicada la coadministración de inhibidores selectivos y reversibles de la MAO-A, como la moclobemida. Infarto de miocardio reciente.

Precauciones Imipramina MK®

Riesgo de suicidio: El riesgo de suicidio es una característica inherente de la depresión grave y puede persistir hasta que se observe una remisión notoria. Los pacientes que padecen trastornos depresivos, ya sean adultos o niños, pueden presentar un empeoramiento de la depresión o de la suicididad y otros síntomas psiquiátricos, independientemente de que estén o no tomando antidepresivos. Los antidepresivos aumentaron el riesgo de ideas y comportamiento suicidas (suicididad) en estudios a corto plazo en niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años con trastornos depresivos y otras afecciones psiquiátricas. Todos los pacientes tratados con Imipramina en cualquier indicación deben ser objeto de una estrecha vigilancia para detectar un empeoramiento clínico, tendencias suicidas y otros síntomas psiquiátricos, particularmente durante la fase inicial del tratamiento y cada vez que se modifique la dosis. En estos pacientes debe considerarse la modificación del régimen terapéutico y posiblemente la retirada del medicamento, sobre todo si tales alteraciones son graves, de inicio brusco y no formaban parte de los síntomas iniciales. Se debe alertar a las familias y a los cuidadores de los adultos y niños tratados con antidepresivos en indicaciones psiquiátricas y de otro tipo sobre la necesidad de vigilar la aparición de otros síntomas psiquiátricos y de suicididad, y que notifiquen de inmediato tales síntomas a los médicos. Para reducir el riesgo de sobredosis, se recetará el menor número de comprimidos de Imipramina que permita el tratamiento adecuado del paciente. Otros efectos psiquiátricos: Muchos pacientes que sufren trastornos de angustia presentan un empeoramiento de la angustia al principio del tratamiento con antidepresivos tricíclicos. Esta intensificación inicial paradójica de la angustia es más pronunciada durante los primeros días de tratamiento, pero suele desaparecer en unas dos semanas. En algunos casos se ha observado una activación de la psicosis en pacientes esquizofrénicos tratados con antidepresivos tricíclicos. También se han registrado episodios hipomaníacos o maníacos en pacientes con trastornos afectivos bipolares que recibían tratamiento con un antidepresivo tricíclico durante una fase depresiva. En tales casos puede ser necesario reducir la dosis de Imipramina o suspender el tratamiento y administrar un antipsicótico. Una vez que se haya resuelto el episodio, el tratamiento puede reanudarse con una dosis baja de Imipramina, si es necesario. En pacientes predispuestos, los antidepresivos tricíclicos pueden provocar psicosis (delirantes) farmacógenas, sobre todo durante la noche. Estas desaparecen en unos cuantos días después de la retirada del tratamiento. Trastornos cardíacos y vasculares: La Imipramina debe administrarse con especial cuidado en caso de afecciones cardiovasculares, sobre todo en los pacientes con insuficiencia cardiovascular, trastornos de la conducción (p. ej., bloqueo auriculoventricular de grados I a III) o arritmias. En tales pacientes está indicado vigilar la función cardíaca y el electrocardiograma. Se han registrado casos aislados de prolongación del intervalo QTc, así como casos muy raros de taquicardia ventricular y muerte súbita inexplicada tras la ingestión de dosis supraterapéuticas de Imipramina. Aunque estos casos generalmente se asociaron con una sobredosis, se observaron algunos asociados a la administración concomitante de algún fármaco que podía prolongar el intervalo QTc (p. ej. tioridazina). Antes de empezar el tratamiento con Imipramina se recomienda controlar la tensión arterial, ya que los pacientes con hipotensión ortostática o circulación inestable pueden experimentar un descenso de la tensión arterial. Síndrome serotoninérgico: Para evitar una posible toxicidad serotoninérgica se recomienda respetar las dosis recomendadas, y cualquier aumento de la dosis debe hacerse con cautela si se coadministran otros serotoninérgicos. Si la Imipramina se administra junto con medicamentos serotoninérgicos tales como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), antidepresivos tricíclicos o litio, puede provocar un síndrome serotoninérgico, con síntomas como hiperpirexia, mioclonías, agitación, convulsiones, delirio y coma. Convulsiones: Dado que los antidepresivos tricíclicos bajan el umbral convulsivo, la Imipramina debe usarse con extrema precaución en pacientes epilépticos o con otros factores de predisposición, como lesiones cerebrales de diversa etiología, la coadministración de neurolépticos, la interrupción del consumo de bebidas alcohólicas o de medicamentos con propiedades anticonvulsivas (p. ej., benzodiacepinas). Como la aparición de convulsiones parece depender de la dosis, no debe superarse la dosis diaria total recomendada de Imipramina. Como ocurre con otros antidepresivos tricíclicos afines, si la Imipramina se administra junto con un tratamiento electroconvulsivo debe preverse una supervisión estricta. Efectos anticolinérgicos: Por sus propiedades anticolinérgicas, Imipramina debe emplearse con precaución en pacientes con antecedentes de hipertensión intraocular, glaucoma de ángulo cerrado o retención urinaria (p. ej. debido a enfermedades prostáticas). La disminución del lagrimeo y la acumulación de secreciones mucosas causadas por las propiedades anticolinérgicas de los antidepresivos tricíclicos pueden provocar lesiones del epitelio corneal en pacientes que llevan lentes de contacto. Poblaciones específicas: Se requiere precaución al administrar antidepresivos tricíclicos a pacientes con una hepatopatía o nefropatía grave y tumores de la médula suprarrenal (p. ej. feocromocitoma, neuroblastoma), ya que podrían desencadenar crisis hipertensivas. Es preciso actuar con cautela en pacientes con hipertiroidismo o tratados con preparados para la tiroides, debido al riesgo de toxicidad cardíaca. En pacientes con hepatopatías se recomienda vigilar regularmente las concentraciones de enzimas hepáticas. Se requiere precaución en pacientes con estreñimiento crónico. Los antidepresivos tricíclicos pueden causar íleo paralítico, sobre todo en los pacientes que guardan cama. Dado que se ha informado de un aumento de las caries durante el tratamiento a largo plazo con antidepresivos tricíclicos, se recomienda efectuar exámenes dentales regulares durante el tratamiento a largo plazo. Cifra de leucocitos: Aunque con Imipramina sólo se han observado casos aislados de alteración de la cifra de leucocitos, es preciso efectuar periódicamente hemogramas y vigilar la aparición de síntomas como fiebre y dolor de garganta, sobre todo durante los primeros meses de tratamiento y en caso de tratamiento prolongado. Anestesia: Antes de una anestesia general o local, debe informarse al anestesista de que el paciente ha estado recibiendo Imipramina (véase el apartado Interacciones). Interrupción del tratamiento: Debe evitarse la suspensión brusca del tratamiento debido al riesgo de reacciones adversas. Si se ha tomado la decisión de suspender el tratamiento, el medicamento debe retirarse de forma progresiva, tan rápidamente como sea posible, pero teniendo en cuenta que la suspensión brusca puede conllevar ciertos síntomas. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: Es preciso advertir a los pacientes tratados con Imipramina de la posibilidad de vista borrosa, mareos y otros trastornos neurológicos o psiquiátricos (alucinaciones, convulsiones, somnolencia, confusión, desorientación, delirio, etcétera), y que en tal caso no deben conducir, utilizar máquinas ni realizar actividades que requieran vigilancia. También se les debe advertir que las bebidas alcohólicas y otros medicamentos pueden potenciar estos efectos. Poblaciones especiales Pacientes geriátricos: Imipramina debe administrarse con cautela a los pacientes adultos mayores, ya que son particularmente vulnerables a los efectos adversos anticolinérgicos (p. ej., delirio, íleo paralítico), neurológicos, psiquiátricos y cardiovasculares (p. ej., hipotensión ortostática) de los antidepresivos tricíclicos. Su capacidad para metabolizar y eliminar fármacos puede ser reducida, lo que aumenta el riesgo de alcanzar concentraciones plasmáticas elevadas con dosis terapéuticas. Así pues, estos pacientes deben recibir dosis bajas, preferentemente a la hora de acostarse, y está indicado vigilar la función cardíaca y el ECG. Disfunción hepática: Los antidepresivos tricíclicos se metabolizan en el hígado, por lo que deben usarse con precaución en pacientes con disfunción hepática y se recomienda controlar periódicamente la función del hígado. Disfunción renal: Imipramina se administrará con precaución a los pacientes que sufren una disfunción renal, debido al riesgo de acumulación del fármaco. Por consiguiente, se recomienda vigilar la función del riñón. Embarazo: Dado que se ha informado de casos aislados de un posible vínculo entre el uso de antidepresivos tricíclicos y efectos adversos en el feto (trastornos del desarrollo), debe evitarse el tratamiento con Imipramina durante el embarazo, a menos que los beneficios esperados justifiquen el posible riesgo para el feto. Los recién nacidos cuyas madres habían tomado antidepresivos tricíclicos hasta el parto mostraron síntomas de abstinencia, como disnea, letargo, cólico, irritabilidad, hipotensión o hipertensión arterial y temblor o espasmos durante las primeras horas o días. Para evitar tales síntomas, en la medida de lo posible la Imipramina debe retirarse progresivamente por lo menos 7 semanas antes de la fecha prevista del parto. Lactancia: Como la Imipramina y su metabolito desipramina pasan a la leche materna en pequeñas cantidades, se debe optar entre el uso de Imipramina o la lactancia materna, teniendo en cuenta la importancia que Imipramina tiene para la madre.

Eventos adversos Imipramina MK®

Sistema cardiovascular: Accidente cerebrovascular, arritmias, bloqueo cardiaco, cambios en el electrocardiograma, hipertensión, hipotensión ortostática, infarto del miocárdico, palpitaciones, taquicardia.
Sistema nervioso central: Agitación, alucinaciones, ansiedad, cefalea, confusión, convulsiones, desorientación, fatiga, hipomanía, insomnio, mareo, pesadillas, psicosis, somnolencia.
Endocrino y metabólico: Aumento o disminución de la glucemia, aumento o disminución de la libido, galactorrea, ginecomastia, síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética.
Gastrointestinal: Anorexia, diarrea, estomatitis, estreñimiento, íleo, lengua negra, náuseas, pérdida/aumento de peso, sabor desagradable, trastornos epigástricos, vómito, xerostomía.
Genitourinario: Impotencia, retención urinaria.
Neuromuscular y esquelético: Ataxia, debilidad, entumecimiento, hormigueo, incoordinación, neuropatía periférica, parestesias, temblor, síntomas extrapiramidales.
Oculares: Trastornos de acomodación, midriasis, visión turbia.
Óticos: Tinnitus.
Misceláneos: Diaforesis.
<1%: Agranulocitosis, alopecia, enzimas hepáticas aumentadas, eosinofilia, fotosensibilidad, ictericia colestásica, petequias, prurito, púrpura, “rash”, trombocitopenia, urticaria.

Interacciones farmacológicas Imipramina MK®

Aumento del efecto: Se han informado muertes cuando se usa con inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO); hiperpirexia, hipertensión, taquicardia, confusión, convulsiones (síndrome serotoninérgico). El uso de litio con un antidepresivo tricíclico puede aumentar el riesgo de neurotoxicidad. Los inhibidores de la CIP2C19 pueden aumentar los niveles/efectos de la imipramina; ejemplo de inhibidores incluyen delavirdina, fluconazol, fluvoxamina, gemfibrozilo, isoniazida, omeprazol y ticlopidina. La imipramina aumenta los efectos de las anfetaminas, los anticolinérgicos, otros fármacos del sistema nervioso central (sedantes, hipnóticos y etanol), la clorpropamida, la tolazamida y la warfarina. Las fenotiazinas pueden aumentar la concentración de algunos antidepresivos tricíclicos y los antidepresivos tricíclicos pueden aumentar la concentración de fenotiazinas. La respuesta presora a adrenalina, noradrenalina y fenilefrina intravenosa se puede aumentar en pacientes que reciben antidepresivos tricíclicos. El uso combinado de betaagonistas o fármacos que prolongan el intervalo QT, (inclusive quinidina, procainamida, disopiramida, cisaprida, gatifloxacina, moxifloxacina) con antidepresivos tricíclicos puede predisponer a los pacientes a arritmias cardiacas.
Disminución del efecto: Inductores de CIP2C19 pueden disminuir los niveles/efectos de la imipramina: ejemplos incluyen la aminoglutetimida, la carbamazepina, la fenitoína y la rifampicina. La imipramina inhibe la respuesta antihipertensiva a la clonidina. La colestiramina y el colestipol pueden unirse a los antidepresivos tricíclicos y reducir su absorción.
Consideraciones dietarias: Se debe evitar el alcohol (puede aumentar la depresión de sistema nervioso central); el jugo de toronja puede inhibir el metabolismo de algunos antidepresivos tricíclicos y resultar en una toxicidad clínica. La hierba de San Juan puede disminuir los niveles de imipramina. Se debe evitar la valeriana, la hierba de San Juan, la kava kava (puede aumentar el riesgo de síndrome serotoninérgico y/o sedación excesiva).

Embarazo y lactancia Imipramina MK®

Categoría D: Existe evidencia de riesgo para el feto basada en datos de investigación, datos post-comercialización, registros de reacciones adversas o estudios en humanos, aunque los beneficios potenciales de su uso en mujeres embarazadas pueden ser aceptables a pesar de los riesgos probables en algunas situaciones.

Sobredosis Imipramina MK®

Se pueden producir muertes por la sobredosis de esta clase de medicamentos. La ingesta de múltiples medicamentos (incluyendo alcohol) es común en la sobredosis deliberada de tricíclicos. Como el manejo es complejo y cambiante, se recomienda que el médico contacte a un centro de control de intoxicaciones para pedir la información actualizada del tratamiento. Los signos y síntomas de toxicidad aparecen rápidamente después de la sobredosis de tricíclicos. Por lo tanto, se requiere monitorización hospitalaria lo más rápido posible. Se ha reportado que los niños son más sensibles que los adultos a una sobredosis aguda de Imipramina. Una sobredosis aguda de cualquier cantidad en lactantes o niños jóvenes, especialmente, debe ser considerada severa y potencialmente fatal.

Recomendaciones generales Imipramina MK®

Almacenar en un lugar seco a temperatura menor a 30 ºC. Manténgase fuera del alcance de los niños. Medicamento de venta con fórmula médica. No usar este producto una vez pasada la fecha de vencimiento o caducidad.

Solicitud de Muestra Médica

El envío de muestras médicas está sujeto a disponibilidad de las mismas.

Tiempo de entrega estimado: 10 días

Registre o actualice su dirección:

ENLACES CIENTÍFICOS