Sintomatología en COVID-19: ¿De la tos y la fiebre a la anosmia?

11/05/2020

 

La infección por SARS-CoV-2 (COVID-19) puede generar un proceso asintomático o con síntomas muy leves en la mayoría de las personas (se estima que hasta un 78%) (BMJ. April 2, 2020). No obstante, con los datos de una muestra de unos 55.000 pacientes, se ha determinado que el 13,8% de los casos presentan una condición severa (disnea, polipnea, desaturación, PaO2/FiO2 <300 y/o infiltrados >50% de los campos pulmonares en 24-48 horas) y el 6,1% tendrá una condición crítica (falla respiratoria, shock séptico, y/o falla multisistémica) (WHO. February 16-24, 2020).

La sintomatología no es muy particular en el COVID-19; la mayor parte de los pacientes refieren síntomas de una infección respiratoria inespecífica. Recopilando los datos de varias cohortes de pacientes con más de 130.000 casos (ver Tabla 1), se puede observar cómo la fiebre, la tos, los escalofríos, la fatiga, la disnea y la diarrea están presentes en muchos de los pacientes con el diagnóstico confirmado. 

Tabla 1.

 

Alteraciones en órganos de los sentidos. Con la expansión de casos fuera de China, se iniciaron reportes de posibles casos de COVID-19 con alteraciones en los órganos de los sentidos, específicamente anosmia y ageusia o trastorno del gusto.

El compromiso del sentido del olfato por el virus no es nuevo. En el 2007 se realizó una publicación en la que se aborda la disfunción olfatoria por rinovirus, incluyendo coronavirus humano (Laryngoscope. February, 2007). Este fue uno de los primeros trabajos que detectó rinovirus, coronavirus, virus de parainfluenza y virus de Epstein-Barr en las secreciones nasales de pacientes con anosmia, y sugiere que estos virus causan disfunción olfatoria a través de mecanismos distintos a la obstrucción nasal y que los rinovirus pueden inducir diversas severidades y diferentes ciclos temporales de alteración olfatoria.

Más adelante, en el 2012, otro trabajo evaluó pacientes con anosmia y mostró que es probable que la pérdida olfatoria postviral esté asociada con una disminución del metabolismo en las regiones cerebrales específicas donde se recibe e integra la información olfatoria (American Journal of Rhinology & Allergy. May – June, 2012). En comparación con los controles sanos, los pacientes mostraron un hipometabolismo significativo en la corteza piriforme derecha y las áreas de la amígdala bilateral y parahipocampal donde se proyectan principalmente las neuronas olfatorias. Además, el hipometabolismo también se mostró en las cortezas insulares bilaterales, la corteza temporal medial y la lateral, donde la información olfatoria se integra para producir la sensación. No se encontró un aumento del metabolismo en ninguna área del cerebro.

Los reportes iniciales provenientes de pacientes de Corea del Sur con COVID-19 mencionaban que hasta un 30% de los casos desarrollan anosmia y/o ageusia (BMJ. April 2, 2020). El estudio más amplio hasta el momento recoge datos de 417 pacientes con COVID-19 confirmado por laboratorios de 12 hospitales europeos (European Archives of Oto-Rhino-Laryngology. April 20, 2020). Los pacientes completaron cuestionarios enfocados en síntomas otorrinolaringológicos. El 85,6 y el 88% de los pacientes informaron alteraciones olfatorias y del gusto, respectivamente. Hubo una asociación significativa entre ambos trastornos (p <0,001). La alteración olfatoria apareció antes que otros síntomas en el 11,8% de los casos. Las mujeres fueron significativamente más afectadas por estas alteraciones que los hombres (p = 0.001). Estos resultados son realmente interesantes como una posible forma de control de la enfermedad.

Una forma de control. Reconocer este síntoma como parte del cuadro clínico del COVID-19 sería una forma de autocontrol; no requiere de pruebas y se haría un aislamiento preventivo de los casos. Diversas sociedades científicas en el mundo se han pronunciado, mencionando estos síntomas como consecuencia del COVID-19. Algunas bases militares de los EE.UU. están utilizando hisopos impregnados con vinagre para detectar personas posiblemente afectadas con el COVID-19, lo cual podría ser una medida de escala poblacional.

Los trastornos olfatorios y del gusto son síntomas prevalentes en pacientes con COVID-19. La anosmia o ageusia repentina debe ser reconocida por la comunidad científica como síntomas importantes de la infección por COVID-19 y una forma de control de la misma.

 

División Médico Científica

 

 

 

 

Biblioteca Científica

Encuentre el posible diagnóstico o consulte el código de por marca comercial o principio activo