En busca de Blancos Terapéuticos

11/05/2020

Desde el momento en que se tuvo conocimiento de un nuevo virus y la situación pasó de ser una crisis regional a convertirse en una amenaza global, la industria farmacéutica y los centros de investigación se han volcado en la búsqueda de una terapia que logre controlar esta terapia.

Algunos han optado por antivirales antiguos, otros por tecnologías probadas y otros están enfocados en terapias avanzadas nunca antes vistas.

 

Remdesivir

Este es uno de los medicamentos más avanzados en los estudios clínicos. El Remdesivir es un análogo de los nucleótidos del genoma del virus, desarrollado por la empresa biotecnológica Gilead Sciences de California, inicialmente para el tratamiento del ébola; desde el inicio de esta pandemia, ha demostrado cierto éxito en modelos animales y recientemente fue utilizado con éxito en el primer paciente en Estados Unidos (NEJM. February 1, 2020.). En la actualidad se está adelantando un estudio clínico en 700 pacientes y se ha reclutado a 1.000 más.

 

Favipiravir o Avigan

Este es un medicamento utilizado en Japón para tratar la influenza y parece ser efectivo para tratar este coronavirus en el COVID-19, según informes de prensa. El medicamento antiviral mostró resultados positivos en un ensayo clínico con 340 pacientes en Wuhan y Shenzhen, dijo Zhang Xinmin, del Ministerio de Ciencia y Tecnología de China, informó The Guardian: "Tiene un alto grado de seguridad y es claramente eficaz en el tratamiento", afirmó Zhang el pasado miércoles (Guardian. March 18, 2020).

Desarrollado por Fujifilm Toyama Chemical, el medicamento antiviral se está fabricando por Zhejiang Hisun Pharmaceutical para el tratamiento de los virus de la influenza. El mes pasado, el medicamento recibió la aprobación como tratamiento experimental para COVID-19, informó la compañía farmacéutica. Pacientes en Shenzhen que dieron positivo para COVID-19 y que recibieron el medicamento presentaron una prueba de virus negativa cuatro días después (Media), comparado con un prueba negativa aproximadamente en 11 días después en pacientes que no tomaron el medicamento. De acuerdo con los informes de noticias, en ese mismo ensayo, las afecciones pulmonares (evaluaciones radiológicas) mejoraron en aproximadamente el 91% de los pacientes que tomaron Favipiravir, en comparación con solo el 62% que no estaban tomando el medicamento antiviral.

 

Combinación de Antirretrovirales

Una opción es la de usar una combinación de estos medicamentos utilizados para el tratamiento del VIH y una de las primeras en estudiarse es la de Lopinavir + Ritonavir, pero lamentablemente en un estudio que se publicó días atrás no demostró eficacia en 199 pacientes con la infección (NEJM. March 18, 2020). 

Este estudio se adelantó en ocho Centros de Cuidado Crítico de Beijing y Pekín en China, Japón y las universidades de Lancaster y Oxford en el Reino Unido  y Virginia School of Medicine en Estados Unidos. 

 

Hidroxicloroquina

La cloroquina es un medicamento muy antiguo usado inicialmente para el tratamiento de la malaria y algunas enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso, y recientemente se ha informado que tiene un espectro muy amplio como potencial terapia antiviral. Se sabe que la cloroquina / hidroxicloroquina bloquea la infección viral al aumentar el pH al interior de la célula (retículo endoplasmático) requerido para el virus, además de interferir con la glicosilación de los receptores que el virus SARS-CoV usa para penetrar a la célula. El ensayo que se adelantó in vitro demostró que la cloroquina funcionaba tanto en la entrada como en las etapas posteriores de la infección en cultivo de células. Además de su actividad antiviral, la cloroquina tiene un actividad inmunomoduladora, que puede mejorar su efecto (sinergia terapéutica). Adicionalmente, la cloroquina se distribuye ampliamente en todos los tejidos, incluido el pulmón, después de su administración oral. El valor requerido para destruir el virus en las células se logra con las dosis usadas en pacientes con artritis reumatoide. La cloroquina es un producto barato y un medicamento seguro que se ha usado durante más de setenta años y, por lo tanto, es potencialmente aplicable contra este nuevo coronavirus (Cell Research. January 25, 2020). 

De todos modos, hay que tener cautela, sólo hay estudios in vitro y algunos estudios preliminares, y después de que se ha anunciado en redes y medios de comunicación, hay que enfatizar que este producto, por los riesgos de seguridad clínica que conlleva, debe ser de exclusivo manejo intrahospitalario. 

 

Suero de pacientes: La primera línea de defensa puede ser una tecnología legendaria

Este estudio controlado en 300 pacientes está evaluando si el suero de quienes se han recuperado de la infección (tienen anticuerpos) puede ayudar a los que están infectados y en fases críticas de la enfermedad, con la idea de que los anticuerpos formados por el paciente que ya ha pasado por la enfermedad pueda ayudar a otros a combatirla (JAMA. March 27, 2020). 

 

Anticuerpos monoclonales

El año pasado, los anticuerpos monoclonales producidos por Regeneron Pharmaceuticals y el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos ayudaron a controlar el brote de ébola en la República Democrática del Congo, duplicando la supervivencia en pacientes en un ensayo clínico histórico. "El éxito que tuvimos con los anticuerpos monoclonales contra el ébola ha hecho que las personas piensen que esta es la forma más rápida de obtener una contramedida para el COVID-19", opinaron el grupo de investigación. Regeneron, con sede en Nueva York, ha dicho que puede estar lista para probar cientos de anticuerpos potenciales en pacientes con COVID-19 a principios del verano. Las acciones de la compañía se dispararon en las noticias incluso cuando el mercado de valores en su conjunto se hundió en los temores de una pandemia. 

Ahora dos compañías dicen que esperan tener tratamientos listos en un tiempo récord: Regeron y Takeda Pharmaceutical; esta última, con sede en Japón, dice que su unidad dedicada a las terapias derivadas de plasma podría tener un producto listo para su aprobación para combatir el coronavirus, basados también en un Fast Track que ya los países han autorizado desde la FDA.

 

Comienza el primer ensayo clínico de vacunas en los Estados Unidos

El primer ensayo clínico de fase I para una posible vacuna COVID-19 (mRNA-1273) ha comenzado en Seattle, Washington. Durante las próximas 6 semanas, 45 participantes recibirán diferentes primeras dosis de la vacuna, seguidas de una segunda dosis 28 días después. Luego serán evaluados durante un período de 14 meses durante el cual se tomarán muestras de sangre que ayudarán a los investigadores a evaluar la respuesta inmune del cuerpo a la vacuna experimental en las diferentes dosis y esquemas. La vacuna experimental se basa en el ARN mensajero, que dirige a las células del cuerpo a producir una proteína que se encuentra en la cubierta externa del nuevo coronavirus, con la esperanza de obtener una respuesta inmune que protege contra la infección. La seguridad debe ser lo primero en la urgencia por desarrollar vacunas y tratamientos para el coronavirus, argumenta el virólogo Shibo Jian (Nature. March 23, 2020).

Esta vacuna ha sido desarrollada a través de una asociación entre el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y Moderna, una empresa de biotecnología con sede en Cambridge, Massachusetts. Pero aunque es un avance enorme, tenemos que entender que la fase I de prueba es solo el comienzo de un largo proceso para probar la seguridad y eficacia de la terapia. El ensayo se lleva a cabo en el Kaiser Permanente Washington Health Research Institute. 

Como resultado, el ensayo de fase I fue "lanzado a una velocidad récord", según un comunicado del director del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, Anthony Fauci. Tomó solo 42 días desde la secuenciación genética del virus hasta La primera inyección humana de la potencial vacuna. Los investigadores esperan tener datos iniciales del ensayo clínico dentro de los próximos tres meses. Pero incluso en el mejor de los escenarios, la vacuna no estaría ampliamente disponible al público por al menos un año.

 

Otras vacunas

Entre las múltiples vacunas que se están adelantando se destacan:

  • La vacuna de Novavax que utiliza una plataforma patentada de tecnología de nanopartículas para generar antígenos derivados de la proteína del coronavirus; además, tiene un adyuvante (Matrix-M) para mejorar las respuestas inmunes. El coronavirus causante del COVID-19 es muy similar a otros coronavirus que han causado las otras epidemias de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) años atrás, para el cual Novavax ya tenía una vacuna candidata, por lo cual, esta tiene un gran potencial. 
  • Inovio Pharmaceuticals está programado para comenzar los ensayos clínicos en humanos de su vacuna para el COVID-19 en abril (INO-4800), inicialmente en los Estados Unidos y luego en China y Corea del Sur, donde hasta ahora el virus ha afectado a más personas. INO espera entregar un millón de dosis de su vacuna para fines de 2020, pero necesitará expandir la capacidad de fabricación para escalar a estos niveles. Inovio tiene la única vacuna candidata en los ensayos clínicos de Fase 2 para el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), otra especie del coronavirus. Su programa de desarrollo de fármacos se centra en productos de ADN sintético para el tratamiento del cáncer y las enfermedades infecciosas. 
  • Otras compañías como Eli Lilly, Glaxo, Johnson & Johnson, Pfizer, Sanofi, etc., están trabajando a velocidades nunca vistas en el desarrollo de la vacuna.

Entonces, ¿cuál será el mejor enfoque? Es difícil dar una respuesta y dependerá lo más seguro de cada caso y lo que determinen las asociaciones científicas. Pero, al parecer el suero de convalecientes y luego su aplicación podría proporcionar defensas de primera línea para los pacientes que presentan mayor riesgo de complicaciones, y después los anticuerpos monoclonales podrían llegar a un número mayor de pacientes. También necesitamos medicamentos como el Remdesivir o la hidroxicloroquina, y una vacuna podría al final del día lograr detener la transmisión.

 

División Médico Científica

 

 

 

 

Biblioteca Científica

Encuentre el posible diagnóstico o consulte el código de por marca comercial o principio activo