Actividad física y envejecimiento: nuevas pistas para las intervenciones en la enfermedad de Parkinson

Noticia de Actualidad - Neurología


Description

Excerpt

Body

El amplio espectro de morbilidad de la enfermedad de Parkinson es una fuente importante de discapacidad y deterioro de la calidad de vida, siendo la pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra y la  pérdida subsecuente de terminales nerviosas dopaminérgicas en el cuerpo estriado, los fenómenos fisiopatológico subyacentes a esta condición patológica.

Un artículo publicado en la edición electrónica anticipada de la revista The Journals of Gerontology: Series A presenta una revisión de la literatura en la que se analizan las vulnerabilidades celulares del envejecimiento y los efectos biológicos de la actividad física para identificar nuevas pistas acerca de las intervenciones en la enfermedad de Parkinson.

De acuerdo con los autores, hay vías metabólicas convergentes dirigidas a la función mitocondrial, la inflamación y la oxidación, que son comunes al envejecimiento y a los trastornos neurológicos, vasculares y metabólicos cónicos e incluso al cáncer, lo que sustenta una mayor probabilidad de la existencia de vulnerabilidades compartidas entre estas condiciones.

En contraste, la actividad fìsica regular es un factor de protección contra las patologías mencionadas, estando relacionados los efectos benéficos de esta práctica con la liberación de neurotransmisores que ejercen un efecto antiinflamatorio y facilitan los procesos de comunicación e integración celular, tanto a nivel del sistema nervioso central como de otros órganos.

Los resultados obtenidos ofrecen la esperanza de que el parkinsonismo y la enfermedad de Parkinson asociados con la edad puedan convertirse, al menos parcialmente, en condiciones modificables con actividad física y otras intervenciones que tienen una indicación primaria para afecciones asociadas con la edad, como trastornos vasculares o metabólicos.

 

Referencia

Bohnen N. Vulnerabilities of Aging and Biological Effects of Physical Activity Provide New Clues for Interventions in Parkinson’s Disease.  The Journals of Gerontology: Series A. 2020; 75 (4): 687 – 689.

 

Resumen disponible

https://academic.oup.com/biomedgerontology/article/75/4/687/5801964